guatemala
Guatemala sufrió un conflicto armado en 1972, que se agravó en los años 80. Muchas personas tuvieron que abandonar el país debido a la injusta distribución de la tierra, el trato cruel a los trabajadores de las haciendas, la imposición de un régimen militar y el alto costo de la vida. La cooperativa Nueva Esperanza, a la que apoya este proyecto, la forman personas que tuvieron que exiliarse a Méjico durante más de 14 años, viviendo en distintos campos de refugiados, y que retornaron en 1995 con la intención de rehacer sus vidas.

El proyecto “es posible” apoya la plantación de 10 hectáreas de café que dan empleo a varios miembros de la Cooperativa Nueva Esperanza, además de una escuela de capacitación agrícola para formar a los interesados en los aspectos técnicos de la producción de café. Ambas actividades repercuten directamente en beneficio de la comunidad, ya que incrementan la formación y los ingresos de los asociados y les permiten mejorar las condiciones de vida de sus familias. Los cultivos tradicionales de maíz y frijol les sirven para sustento alimentario, pero no son rentables para la comercialización. El café, en cambio, tiene ventajas en este aspecto: es una planta permanente que permite la fertilización, se presta al almacenamiento en caso de necesidad y se consume tanto a nivel nacional como internacional. Las necesidades del proyecto van desde la adquisición de fertilizantes y abonos, materiales y equipos de labranza, hasta la contratación de un técnico agrónomo que pueda asesorarles.

La comunidad cuenta además con una clínica, un edificio para reuniones y actividades sociales, un vivero, una iglesia y una escuela contruida por los propios asociados, donde se imparte enseñanza primaria.

Ojos que no ven

Ojos Que No Ven

Siguenos es:

© Cara Oculta